El Iberá

El Iberá, cuyo significado en guaraní es “aguas brillantes”,  con una superficie de unos 12.100  km² constituye uno de los sistemas de humedales más grandes de Sudamérica, ubicado en la provincia de Corrientes a 40-70 m sobre el nivel del mar sus limites son, al norte, la divisoria de aguas con río Paraná; al este, la divisoria de aguas con los ríos Aguapey y Miriñay; al oeste la divisoria de aguas con sistemas de esteros y arroyos afluentes del río Paraná y al sur, las cuencas del Miriñay y el Pay Ubre.
   El clima es subtropical húmedo sin estación seca, con una temperatura media anual de unos 21°. Las mínimas y máximas son -3° y 43° respectivamente.
   El sistema en su conjunto solo recibe agua de origen pluvial, no existe comunicación alguna con las cuencas de los ríos Paraná y Uruguay.
   El 75% de la superficie del Ibera esta ocupado por los llamados “esteros”, estos son cuerpos lénticos de aguas permanentes o semi-permanentes densamente vegetados, constituidos por suelos orgánicos originados por la descomposición de plantas palustres. El pH es ácido (4.0 -6.0) y las concentraciones de oxigeno disuelto bajas
   Las lagunas ocupan el 5% de la superficie total y generalmente están rodeadas por esteros, en su zona de contacto con el agua,  los depósitos orgánicos que flotan reciben el nombre de “embalsados”, estos suelen desprenderse  formando verdaderas islas que permiten el crecimiento inclusive de hasta pequeños árboles. Las  lagunas presentan un fondo arenoso o limoso, se comunican entre si a través de los embalsados, el agua fluye por debajo de ellos o a través de estrechos canales lo que permite el intercambio de fauna íctica. El pH es de neutro a ligeramente ácido, la transparencia del agua es elevada y la concentración de oxigeno disuelto es mayor que en los esteros. Las  lagunas más importantes del sistema son la Trin, Luna, Iberá, Paraná y Galarza.
   Los bañados ocupan un área menor a los esteros, de carácter semi-permanente, poseen el suelo arenoso o arcilloso y en ellos predominan las plantas anfibias y palustres.
   Los ambientes lóticos más importantes son el río Corrientes y el arroyo Carambola.


Vista de la laguna Trin en el Iberá – Foto Jorge Casciotta

A pesar de las dificultades para realizar muestreos debido a la extensión del sistema y de la abundante vegetación que presenta, los intensos trabajos realizados en los últimos años por Bonetto primero y luego por Casciotta, Almirón  y Bechara permitieron contabilizar 111 especies incluidas en 11 órdenes. El orden más importante es el de los Characiformes con 56 especies, le siguen los Siluriformes con 29, Perciformes con 10, Gymnotiformes y Cyprinodontiformes con 5 cada una y Cupleiformes, Synbranchiformes, Atheriniformes, Myliobatiformes, Beloniformes y Lepidosireniformes con una especie cada uno.
  El número total de especies equivale a la cuarta parte de la ictiofauna argentina continental, lo que muestra la importancia que tiene el Iberá como reservorio de especies autóctonas.
  La familia Cichlidae esta representada por 9 especies , algunas como Cichlsoma dimerusestán distribuidas a lo largo de todo el sistemas, otras en cambio están confinadas a un solo ambiente, como es el caso de Australoheros facetus. Es de destacar también que algunas especies muy comunes en la cuenca del Parana, como Bujurquina Vittata o Gymnogeophagus australis, hasta el momento no han sido halladas en el Iberá.

Especie1234567
Apistogramma borellii
Apistogramma commbrae
Australoheros facetus
Cichlasoma dimerus
Crenicichla lepidota
Crenicichla vittata
Gymnogeophagus balzanii
Gymnogeophagus meridionalis
Laetacara dorsigera
1 – Laguna Fernández
2 – Laguna Iberá
3 – Lagunas Galarza – Luna
4 – Estancia Juan  Poriahú
5 – Arroyo Carambola – Laguna Paraná
6 – Lagunas Trin y Medina
7 – Río Corriente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *